902 998 458
info@seguridadsds.com

Forzar una puerta: ¿cómo lo hace un ladrón?

Aunque el mundo del cine nos ha dado la imagen que los ladrones casi siempre se cuelan en los hogares por una ventana que alguien olvidó cerrar la realidad es distinta. Especialmente en España, donde una parte importante de la población vive en pisos (según los últimos datos en torno al 62% de la población española viven en edificios de pisos). ¿Quién se va colar por una ventana situada en un quinto, sexto o noveno piso? La puerta es la gran forma de entrada de ladrones y extraños en los domicilios españoles. La seguridad de las puertas ha avanzado mucho con los años, pero también los métodos de los ladrones. En cuanto sale al mercado una nueva puerta de seguridad, en poco tiempo los ladrones han investigado y se han perfeccionado en lograr abrirla con éxito.

El verano, la época donde hay más robos en hogares

Especialmente en verano, con la llegada de las vacaciones, muchas ciudades quedan medio vacías al irse miles de familias a campings, pueblos o apartamentos en zonas de playa. Es en estos meses calurosos, cuando los ladrones incrementan la vigilancia de los pisos con técnicas que pasan inadvertidas por los dueños de las casas. Por ejemplo, el más frecuente es el uso de pequeñas tiras de plástico transparente colocadas, a modo de chivato, en la rendija de la puerta, de forma que si el propietario del piso abre con su llave, la tira se cae. Una tira en el suelo o desaparecida, es indicativo de que los inquilinos del piso no están de vacaciones. Si cuando los ladrones regresan, días después a vigilar sus chivatos y los encuentran en el mismo sitio donde los dejaron, significa que tienen vía libre para abrir la puerta y entrar en la vivienda.

Una vez el chivato demuestra que el piso está verdaderamente vacío es cuando el ladrón pasa al siguiente nivel: Intentar abrir la puerta para entrar a la vivienda.

Existen diversas formas. Uno de los más usados es el “bumping”. Los ladrones tienen una llave maestra que introducen en la cerradura y le dan unos golpes y giros determinados para hacer saltar los pernos. Otra conocida forma de forzar una puerta es desplazar una radiografía (o una tarjeta de crédito o sanitaria o de socio de alguna marca, incluso simplemente un trozo de plástico de por ejemplo una botella vacía de refresco). Con ello hacen ceder el pestillo. También está la palanca. Con ella fuerzan la puerta de manera que rompen el marco o la misma puerta inutilizando la cerradura. Por último mencionar las famosas ganzúas. Aunque en este caso se necesita mucha práctica.

Cómo evitar el bumping en cerraduras

Afortundamente, son sólo dos cambios.

El primero y más sencillo, consiste en instalar un escudo protector alrededor de la cerradura, el cual evitará que los ladrones sepan la marca del bombillo y con ello, que no sepan qué tipo de llave utilizar. Cada bombillo tiene su llave específica, en el momento en que ocultas el bombillo, «pierdes al ladrón» y no sabe qué tipo de llave utilizar. No evita que en un supuesto determinado, acaben abriéndola, pero desde luego, sí demora el proceso y puede ser determinante para que desistan.

Con la llave adecuada, es decir, si el ladrón puede ver el modelo de bombillo, puede llegar a abrir la puerta en tan sólo 90 segundos y un par de golpes.

El segundo cambio es ligeramente más complejo, pero muy eficaz. Instalar un bombillo «antibumping», que a nivel morfológico es igual que uno tradicional, pero en su interior está reforzado con acero y dos o tres hileras de pitones que encajan por los distintos frentes de la llave.

Dos cambios que no supondrán más de 250€ protegerán, sí o sí, tu hogar de visitas inesperadas.

Elementos de disuasión de robos: contacto magnético en puertas y ventanas

No existe un mecanismo para evitar el bumping más apropiado que cambiar el bombillo y protegerlo, pero sí existen mecanismos que actuan, casi de inmediato: disuadiendo, o alertando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Qué tipo de mecanismos?

La instalación es bien sencilla, y se realiza en cuestión de minutos. Nosotr@s lo instalamos a diario, y son elementos muy eficaces. En cuanto se abre la puerta, si está activada la alarma, envía un aviso directo a la Central Receptora de Alarmas, que, en primera instancia conecta con el hogar, comprueba si se trata de un falso positivo, o de un robo real y envía a la Policía en cuestión de minutos.

Viendo lo sencillo y rápido que resulta abrir una cerradura sin usar la llave, hace que la seguridad de nuestro hogar la pongamos en entredicho, por tanto, mañana es tarde para hacer un par de cambios que son muy económicos, y serán sumamente eficaces contra los robos.

¡Queremos protegerte, somos SDS! 😉

Distintos tipos de sistema de alarma para pequeños negocios

Robos con fuerza en viviendas

Cómo calcular el presupuesto de instalación de una alarma de seguridad