23Nov 2018

Jueves, nueve de la mañana. Acabas de partir al trabajo, no hay nadie en casa. La luz matutina inunda tu calle. Un ladrón de guante blanco, vestido de incógnito, acecha tu morada. Lleva meses monitorizando y estudiando los movimientos de su próximo golpe, está listo para el saqueo. Pero tú respiras tranquil@, ¿no?, tienes tus ases bajo la manga, o eso crees. El ladrón mira rigurosamente hacia los lados y observa una placa de seguridad, pero la ignora. Escala la verja con la mayor sutileza posible y salta. Ya está dentro. Se le acerca Toby, tu perro, pero no hace nada al respecto. A su frente, el mangante encuentra una cámara que le vigila, pero sigue adelante. En quince minutos, está fuera y el golpe ha sido todo un éxito. ¿Cómo lo ha hecho? Entre otras cosas, ha sido por las placas disuasorias.

El aliado de los ladrones: las placas disuasorias

ladrón placas disuasorias
¿Por qué el perro no se ha exaltado con la presencia del atracador? ¿Por qué la placa de seguridad y la cámara de vigilancia no han impedido el saqueo? El motivo es simple: todos los sistemas de seguridad eran pasivos. El ladrón había analizado perfectamente cada detalle y sabía que la placa era falsa, al igual que la cámara. El perro ya estaba acostumbrado a verlo merodear cuando no había nadie en casa. No hay que infravalorar a los ladrones, pues existen profesionales del hurto que ya conocen todos los entresijos y trucos de del mundillo; siempre estarán por delante de nosotros. Resulta que los sistemas de seguridad pasivos, que consisten en métodos disuasorios que pretenden “espantar” a los ladrones, no son suficientes para evitar un robo. A veces, son incluso una facilidad para los criminales.

El negocio ilegal de las placas disuasorias

Uno de los sistemas de seguridad pasivos que más se ha popularizado estos últimos meses es el de las placas de alarma disuasorias. Algunas robadas y otras, copias falsas de las originales, se comercializan online por un precio de entre 15 y 20 euros a través de plataformas como eBay, Milanuncios o Wallapop. Los usuarios pretenden hacer creer al ladrón que están protegidos, cuando en realidad no lo están. Además, la utilización de estas placas es considerada ilegal, pues son propiedad de la compañía y está prohibida expresamente su venta y distribución. Su uso supone una vulneración sobre los derechos de propiedad industrial y propiedad intelectual.

placas disuasorias

¿Cómo no caer en la trampa de los sistemas de seguridad disuasorios?

La solución problema es simple, con un servicio completo y real de seguridad de hogar no correrías ningún riesgo. Para confrontar a unos profesionales del robo necesitas a unos profesionales de la seguridad. SDS Seguridad Alicante se encarga de asegurar al cien por cien la protección de tu hogar a través los sistemas de alarmas más eficaces, con control de accesos, conexión directa a una central receptora SDS y una transmisión rápida y segura, sincronizada con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. En cualquier caso, ante un ataque de este tipo, estarías protegido. Estamos a tu disposición en todo momento.

¿Y tú, sabías de la trampa que suponen las placas disuasorias en la seguridad del hogar?

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR